Diabetes: Signos, síntomas, tratamientos y pronóstico

Estar conscientes de cómo funciona nuestro cuerpo puede implicar un gran reto; ya que debemos encontrar formas saludables de mantenerlo en un estado óptimo; sin embargo, muchas veces nos encontramos con ciertos problemas que pueden atacar a nuestra salud, como es el caso de la diabetes.

La diabetes puede ser algo totalmente nuevo para una persona, mientras que, para otras, es simplemente un estilo de vida. Lo que sí hay que tener en cuenta, es que esta enfermedad puede ser mortal si no se trata con cautela. En esta oportunidad en suplementos.guru estaremos hablando sobre la diabetes y cuáles son los tratamientos adecuados para los pacientes.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que se caracteriza por tener una alta retención de glucosa, mejor conocida como azúcar, en la sangre.

La mayoría de estos niveles altos, son adquiridos a través de la comida; pero, aquí interviene otro factor importante, la insulina.

La insulina es una hormona que ayuda a la glucosa a tener mucha más energía; cuando esta no se produce, es cuando la diabetes comienza a aparecer.

Cuando no existe suficiente insulina en el cuerpo para potenciar la expulsión de la glucosa de la sangre; esta se acumula y se produce lo que conocemos como diabetes.

Un exceso de glucosa puede causar grandes problemas en la salud de los seres humanos; ya que puede afectar los riñones, ojos y hasta el cerebro. Además, también se ha comprobado científicamente que un exceso de azúcar en la sangre está ligado con padecimientos del corazón, derrames cerebrales.

La sangre al verse sobrecargada de glucosa, no circula bien, y puede producir la amputación de un miembro.

Distintos tipos de diabetes

Existen diversos tipos de diabetes, los cuales te vamos a explicar:

1. Diabetes tipo 1: este es cuando existe un exceso de glucosa en la sangre; y se origina cuando el páncreas no puede producir la insulina que necesitamos para poder expulsar esta azúcar.

Los niños son los más propensos a sufrir de este tipo de padecimiento. Además de un examen de sangre, también existen algunos síntomas que se pueden presentar en pacientes con diabetes tipo 1:

  • Sed constante
  • Ir al baño con frecuencia
  • Cansancio extremo o mucha hambre
  • Pérdida de peso sin hacer esfuerzo
  • Piel seca
  • Las heridas tardan en sanar
  • Hormigueo en los pies
  • Visión Borrosa

2. Diabetes tipo 2: esta es la diabetes más común; y se produce cuando existe una deficiencia de insulina en el cuerpo, lo que causa un aumento de glucosa en la sangre la cual no puede ser eliminada.

Los adultos mayores son los más propensos en sufrir este tipo de diabetes; pero las personas que tienen obesidad o que genéticamente son propensas a sufrir de ella, también pueden ser diagnosticadas con diabetes.

Los síntomas más comunes de este tipo de diabetes son:

  • Sed constante
  • Ir al baño con frecuencia
  • Cansancio extremo o mucha hambre
  • Pérdida de peso sin hacer esfuerzo
  • Piel seca
  • Las heridas tardan en sanar
  • Hormigueo en los pies
  • Visión Borrosa

También existe algo que se llama, diabetes gestacional. Y esta suele sufrirlo solamente las mujeres durante el embarazo. Se produce cuando los niveles de glucosa en la sangre se disparan, pero en la mayoría de los casos desaparece luego del embarazo.

A close-up of a pregnant woman having her blood sugar/ glucose checked.

Este tipo de diabetes puede ser muy peligro tanto para la madre como para el niño; y existen investigaciones médicas que relacionan la obesidad infantil con la diabetes gestacional.

En este caso, se debe seguir muy de cerca el desarrollo del bebé, así como también los síntomas de la madre. Además, se debe aplicar una dieta estricta y actividad física.

Síntomas y signos de la diabetes

Además de los síntomas ya mencionados, existe un amplio espectro con el cual la diabetes puede ser diagnosticada.

Una de los síntomas más comunes que suelen presentar los pacientes es la frecuencia en orinar. Esto se debe a que el cuerpo busca la forma de eliminar el exceso de azúcar que hay acumulada a través de la orina.

También la sed excesiva está conectada con el padecimiento de la diabetes ya que tratamos de compensar lo eliminamos mediante el agua.

En este sentido, también podemos observar como los pacientes indican que se han sentido con mucho más cansancio y debilidad; esto se debe a que no se está aprovechando la energía que produce la glucosa de forma correcta.

Para entender mejor esto, hay que visualizar la glucosa como la gasolina de nuestro cuerpo, cuando no hay suficiente o hay un exceso de esta, que se encuentra mal distribuida, nuestro cuerpo no produce la energía que necesita. Es por eso que se produce el cansancio y la debilidad.

Aquí es en donde también se producen los cambios de humor e irritabilidad por no poder descansar bien.

Otro síntoma que suelen sentir las personas es la visión nublada. Nuevamente, esto se produce cuando los niveles de azúcar son muy elevados, los cuales pueden causar daño a nuestros ojos. Esto se le conoce como retinopatía diabética, y en el caso de los adultos, suele provocar hasta ceguera.

Diagnóstico de la diabetes

A una persona se le diagnostica diabetes, cuando sus valores de glucosa son anormalmente altos; sin embargo, debe hacerse una exploración clínica antes de empezar cualquier otro tratamiento.

Ya sea que presente algunos de los síntomas antes mencionados, o que se tenga la sospecha de padecer la enfermedad, el análisis debe hacerse a través de un examen de sangre.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, aquellas personas que tengan los siguientes niveles en su resultado, pasan a ser pacientes con diabetes:

  • Tolerancia anormal a la glucosa: glucosa plasmática en ayunas ≥6,1 mmol/L (110 mg/dL) y <7 mmol/L (126 mg/dL), según los criterios de la OMS de 1999. (La Asociación Estadounidense contra la Diabetes ha elegido un valor de corte más bajo, de 5,6 mmol/L o 100 mg/dL).
  • Glucosa de ayuno anormal: glucosa plasmática en ayuno (si se puede practicar) <7,0 mmol/L (126 mg/dL) Y ADEMÁS glucosa plasmática a las 2 horas de haber bebido una solución con 75 g de glucosa de ≥7,8 mmol/L (140 mg/dL) y <11,1 mmol/L (200 mg/dL).

Además, la OMS recomienda repetir el examen al menos una vez más para descartar un mal diagnóstico.

Las pruebas que se suelen hacer son:

  • De glucosa en ayunas
  • Examen de tolerancia oral a la glucosa
  • A1c

Control de diabetes y glucosa en sangre

Aquellas personas que sufren o que están en riesgo de padecer diabetes, deben pasar por controles periódicos de glucosa; para así mantenerse alerta ante el aumento de la misma.

El punto de controlar y medir el azúcar es tener una noción sobre cuál es el estado de nuestro cuerpo y cómo está reaccionando no solo al tratamiento sino también a nuestro estilo de vida.

Existen varias formas de medir nuestros niveles de glucosa en la sangre, ya sea a través de pruebas de laboratorios o mediante un medidor.

Este medidor es uno de los aparatos más usados por los pacientes con diabetes. Ya que no presenta tanto problema; pero, es necesario llevar anotaciones para que nuestro médico sepa cómo está evolucionando nuestros niveles.

La Organización Mundial de la Salud, así como también La Asociación Americana de la Diabetes, aseguran que los niveles apropiados para una persona son:

  • A1C: 7%
  • Glucosa plasmática preprandial (antes de comer): 80–130 mg/dl
  • Glucosa plasmática posprandial (1-2 horas después del inicio de la comida) Menos de 180 mg/dl

Cuando estos niveles aumentan, no quiere decir que esté haciendo algo mal, sino, que es necesario cambiar la rutina o la medicación para así tener un mejor resultado.

Tratamientos farmacológicos de la diabetes

Metformina: 

La metformina un medicamento del tipo biguanidas. Este ayuda a controlar la cantidad de glucosa en la sangre, disminuyendo la cantidad que se absorbe a través de los alimentos y que se forma en el hígado.

Asimismo, ayuda a mantener un tiempo de respuesta alto, entre el cuerpo y la insulina.

La metformina se usa únicamente para tratar la diabetes tipo 2 ya que cuando tiene contacto con el tipo 1, no tiene ningún tipo de efecto.

Insulina:

El páncreas es el encargado de producir la insulina que nuestro cuerpo necesita para combatir el exceso de azúcar, el cual produce la diabetes. Cuando esta falla, se produce esta enfermedad. Por lo tanto, es necesito recetar esta hormona para que el cuerpo pueda trabajar correctamente con la expulsión de la glucosa.

Existen al menos, 20 tipos de insulina, y luego de un examen de sangre, es cuando el médico recetará cuál es la más indicada para el paciente. Cuando una persona sufre de diabetes tipo 1 es necesario una inyección diaria de esta; mientras que los que sufren de diabetes tipo 2, solo la necesitan esporádicamente.

Inhibidores de la DPP-4

Sitagliptina:

Los pacientes con diabetes tipo 2 se pueden ver beneficiados con este medicamento; los médicos suelen recetarlo junto con un régimen de ejercicios y dieta, para que así tenga un mejor efecto al controlar los niveles de azúcar.

La sitagliptina funciona como un inhibidor, específicamente de la dipeptidil peptidasa-4 (DPP-4); por ende, lo que hace este medicamento es aumentar las cantidades de algunas sustancias que se encuentran en nuestro cuerpo de forma natural para así disminuir el nivel de azúcar.

Vidagliptina:

Este medicamento es tratado como un agente hipoglucemiante, es decir, un antidiabético que disminuye la glucosa en la sangre.

También forma parte de los inhibidores de DPP4; y este permite que tanto el GLP-1 como el GIP potencie la liberación de la insulina por la sangre para eliminar el exceso de azúcar.

Análogos de la GLP-1

Exenatide:

Su aparición surgió en 1992, y es un medicamento que se usa para pacientes con diabetes tipo 2; y actúa como un mecanismo de incremento de las incretinas naturales, las cuales ayudan a estimular la liberación de la insulina.

Este medicamento, es usado para pacientes con sobrepeso, y se basa específicamente en la insulina; por lo tanto, no es recomendable en paciente con diabetes tipo 1.

Liraglutida:

Y por último tenemos a la liraglutida (Victoza); este medicamento se suele inyectar y se utiliza para controlar la concentración de glucosa en la sangre; sin embargo, su uso es nada más recomendable en adultos con diabetes tipo 2.

En el caso de la liraglutida inyectable (Saxenda) se debe de usar en conjunto con una dieta baja en calorías, sobre todo en aquellas personas con sobrepeso y que están intentando rebajar. La liraglutida inyectable (Saxenda) no ayuda a controlar la glucosa, lo que hace es que potencia la liberación adecuada de la insulina por parte del páncreas, cuando los niveles de glucosa son muy altos.

Tratamientos no farmacológicos de la diabetes

Existen diversas investigaciones que hacen hincapié en un tratamiento no farmacológico de las diabetes; todas estas apuntan a que cuando existe una dieta balanceada y una ingesta adecuada de suplementos vitamínicos y minerales, la diabetes puede controlarse naturalmente.

Aquí te dejamos una lista de los tratamientos más recomendados por los especialistas.

Dieta mediterránea

Pacientes que sufren de diabetes tipo 2 se pueden ver beneficiados con este tipo de dieta; ya que controla cualquier padecimiento a nivel cardiovascular que pueda presentar el paciente.

De acuerdo con la Fundación Dieta Mediterránea, existen 8 fundamentos de la misma:

1. Utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición

2. Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres, champiñones y frutos secos

3. El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y especialmente sus productos integrales) deberían formar parte de la alimentación diaria

4. Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados

5. Consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogurt y quesos

6. La carne roja se tendría que consumir con moderación y si puede ser como parte de guisos y otras recetas. Y las carnes procesadas en cantidades pequeñas y como ingredientes de bocadillos y platos.

7. Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación.

8. La fruta fresca tendría que ser el postre habitual. Los dulces y pasteles deberían consumirse ocasionalmente.

9. El agua es la bebida por excelencia en el mediterráneo. El vino debe tomarse con moderación y durante las comidas.

10. Realizar actividad física todos los días, ya que es tan importante como comer adecuadamente.

Actividad física para la diabetes

En cuanto a la actividad física, esta es altamente recomendable para personas con diabetes de cualquier tipo; esto se debe a que el ejercicio está ligado con la reducción de la glucosa en la sangre, lo que ayuda a que exista una mejor circulación interna.

Además, disminuye la presión arterial evitando problemas cardiovasculares, como infartos, apoplejías o derrames; todas estas están ligadas con el padecimiento de la diabetes.

Asimismo, permite eliminar la grasa del cuerpo y ayuda a mantener un peso sano; algo que es vital para las personas que tienen diabetes.

Una de las cosas que ayuda el ejercicio para con las personas con diabetes es la coordinación. Debido a que existe un exceso de glucosa en la sangre, las heridas no suelen cicatrizar como normalmente suele pasarle a una persona; por lo tanto, cuando se lleva una vida activa, el riesgo de caídas disminuye, evitando así las heridas.

Los médicos recomiendan hasta una pequeña rutina de ejercicios diaria para mantener una vida activa.

Control de la ingesta de azúcares

Un informe publicado por la Organización Mundial de la salud, explica que de acuerdo a los diferentes estudios existentes actualmente sobre la reducción de azúcar; el Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de esta Organización, explica que "reducir el consumo de azúcares libres a menos del 5% de la ingesta calórica total se presenta como «condicional» en el sistema de la OMS de formulación de directrices basadas en datos probatorios."

Sin embargo, en este mismo informe revela que la cantidad de ingesta calórica máxima no debe superar el 10%.

Para personas con diabetes de cualquier tipo, es esencial seguir una dieta baja en azúcar; de esta forma la glucosa, que ya de por sí se encuentra con altos niveles en la sangre; se puede controlar más fácil.

Por lo tanto, un 10% de azúcar, representa unas 12 cucharaditas; es decir, unos 50 gramos. Para un 5%, representa un 25% o 6 cucharaditas.

Consumo de alcohol y su influencia en la diabetes

Otro punto importante para controlar la diabetes de forma natural, es reducir el consumo de alcohol. Muchas personas ignoran lo dañino que puede ser las bebidas alcohólicas tanto para personas sanas como para personas con diabetes.

Aquellas personas que padecen de esta enfermedad, están expuestas gravemente a complicaciones cuando se ingiere este tipo de bebidas.

El hígado absorbe y metaboliza todo el alcohol que ingerimos; lo cual previene que este órgano pueda transformar el glucógeno en glucosa.

Cuando esto ocurre, la glucemia desciende; lo que puede producir una hipoglucemia, es decir una bajada de azúcar, lo que ayudará a descompensar mucho más al cuerpo; aún más si se sufre de diabetes.

Por lo tanto, si vas a beber, debes de tener en consideración:

  • Come antes de ingerir alcohol
  • Solo toma bebidas con una graduación alcohólica baja
  • Elige bebidas azucaradas en vez de light; pero no con un alto contenido de azúcar, opta por una cerveza baja en azúcar.
  • Mantén controlado tus niveles de azúcar.

Tabaquismo y su relación con la diabetes

Otros de los tratamientos no farmacológicos de la diabetes es la reducción del tabaquismo. Muchas personas no entienden cuál es la relación entre el tabaco y esta enfermedad. De acuerdo con diferentes estudios médicos, se ha demostrado que fumar puede causar diabetes tipo 2. Existe una posibilidad entre 30 a 40% de que los adultos padezcan de este, si son fumadores activos.

Esto se debe a que el tabaco incrementa la aparición de enfermedades cardiovasculares; por lo tanto, no existe una buena circulación de la sangre en el cuerpo de las personas fumadoras; lo que puede conllevar a sufrir de diabetes en algún momento de la vida.

Sin embargo, si se deja de fumar, existe una posibilidad de modificar ese factor de riesgo latente en el cuerpo.

Pérdida de peso para el control de la diabetes

Una persona con sobrepeso tiene una mayor posibilidad de sufrir de diabetes; esto es causado porque el sistema no encuentra la forma de nivelar el azúcar que suele ingerir una persona con malos hábitos alimenticos.

Cuando existe un exceso de grasa en un paciente con diabetes, se debe aplicar inmediatamente un plan alimenticio que ayude disminuir el peso; además, junto con la realización de ejercicios regulares, la circulación puede mejorar, ayudando a la producción de insulina; hormona que regula la glucosa en la sangre.

Cirugía bariátrica

Para aquellas personas que tienen un sobrepeso considerable y no pueden bajarlo con métodos naturales; existe una alternativa, la cirugía bariátrica; esta consiste en un procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo la disminución del peso.

Básicamente lo que se realiza es una reducción del volumen de la cavidad gástrica; es decir, una reducción de estómago; esto va a ocasionar una sensación de llenura mucho más rápido y, por lo tanto, será posible reducir de peso fácilmente.

Sin embargo, es necesario que las personas que se sometan a esta operación cambien por completo su estilo alimenticio, ya que el cuerpo no podrá sintetizar como antes los alimentos que solía comer.

Existen 5 tipos de cirugías bariátricas:

1. Gastroplastia vertical anillada

2. Banda gástrica ajustable

3. Manga gástrica o gastrectomía vertical

4. Balón intragástrico o balón gástrico

5. Plictura gástrica

Páncreas artificial

Uno de los problemas que se enfrentan las personas con diabetes es el mal funcionamiento del páncreas, el cual tiene el objetivo de producir la insulina que el cuerpo necesita para controlar la glucosa. 

Un estudio publicado en la revista de la European Association for the Study of Diabetes, reveló que, desde hace años, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) se encuentra en proceso de revisión del páncreas artificial; el cual permitirá monitorear los niveles de azúcar en la sangre y liberar la insulina necesaria para regularla.

De acuerdo con Roman Hovorka y Hood Thabit, de la Universidad de Cambridge en Reino Unido "en los ensayos hasta la fecha, los usuarios se han mostrado muy positivos acerca de cómo el uso de un páncreas artificial les da tiempo libre o vacaciones de su manejo de la diabetes, ya que el sistema de la gestión de su azúcar en la sangre es eficaz sin la necesidad de tener una vigilancia constante por parte del usuario”.

Para este año comenzarán los estudios clínicos finales para dar una respuesta a este novedoso invento que ayudará a mejorar la vida de las personas con diabetes.

Sin embargo, el proceso para que una persona pueda usar un páncreas artificial puede ser largo, ya que el prototipo debe de pasar por una prueba de seguridad; para así evitar ataques que amenacen su funcionamiento.

Trasplante de islotes del páncreas

Según con la American Diabetes Association, muchos médicos piensan que los trasplantes de islotes pancreáticos son una mejor opción para tratar la diabetes tipo 1.

"Los islotes pancreáticos son grupos de células en el páncreas que producen insulina. En personas con diabetes tipo 1, las células de los islotes son destruidas. Solo entre el 1% y 2% del páncreas está compuesto por células de los islotes."

Por lo tanto, cuando a una persona se les trasplantado estos islotes, se comienza a producir insulina, la cual ayuda a regular la glucosa; el objetivo de este tipo de trasplante es ayudar a las personas con diabetes tipo 1 a dejar las inyecciones de insulina que son necesarias para poder regular sus niveles de azúcar y así prevenir complicaciones.

Aprendiendo a vivir con diabetes

La diabetes no es una enfermedad limitante si se aprende a controlar; sin embargo, una persona con este tipo de enfermedad debe de estar comprometida a mejorar su estilo de vida, para así lograr una verdadera mejora.

Es necesario que no solo monitoree sus niveles de glucosa en la sangre; sino también debe modificar su alimentación y comenzar una rutina de ejercicios, que ayude al cuerpo a mantener las vías circulatorias en óptimas condiciones.

Aquellas personas que por genética tienen una alta probabilidad de sufrir este tipo de enfermedad; expertos recomiendan tener un estilo de vida saludable, pero estar atentos con cualquier cambio repentino en la salud.

Finalmente, es importante que las personas tengan un control y anotaciones sobre sus niveles de azúcar; para así saber cuándo es necesario visitar al médico para una evaluación.

Referencias:

  1. American Diabetes Association
  2. ¿Qué es la diabetes?
  3. Síntomas y causas de la diabetes 
  4. Qué es la diabetes 
  5. 7 síntomas que podrían indicarte que sufres de diabetes
  6. Diabetes: cuidados, nutrición, ejercicio, consejos
  7. Cómo reconocer y tratar la diabetes
  8. Diabetes Tipo 1
  9. Tratamientos de la diabetes típicos
  10. Diabetes Mellitus
  11. Ministerio de salud Argentino
  12. Ministerio de salud España
  13. Ministerio de salud Chile
  14. Plan Gobierno de Castilla

Sobre el autor Suzanne Nessi

>
¿Tienes Dudas
o Consultas sobre algún Suplemento?
Consulta GRATIS a nuestros especialistas en nuestra
COMUNIDAD
Consultar AHORA!

Compartir con un amigo