Omega 3: Imprescindible para la salud y la longevidad

Cápsulas de aceite de Omega 3El cuerpo humano puede producir distintos tipos de grasas vitales, las cuales obtiene de otras grasas o de materias primas. Pero no es el caso de los ácidos grasos OMEGA-3 (también llamados grasas OMEGA-3 o grasas n-3). Estos ácidos grasos son grasas esenciales para nuestro cuerpo pero como no podemos fabricarlas desde el inicio, las obtenemos a través del alimento. Alimentos ricos en OMEGA-3 son: el aceite de krill, el pescado, los aceites vegetales, las nueces, las semillas de lino, el aceite de linaza y los vegetales frondosos.

¿Qué hace a los OMEGA-3 especiales?

Son una parte esencial de las membranas celulares de todo nuestro cuerpo y, además de eso, afectan la función de los receptores celulares que se encuentran en dichas membranas. Ellos proveen el punto de partida para la fabricación de hormonas encargadas de regular la circulación de la sangre, la contracción y relajación de las paredes arteriales, la inflamación y, por otra parte, también se unen a los receptores celulares (los encargados de regular la función genética). Los Ácidos grasos OMEGA-3 han demostrado que pueden ayudar a prevenir enfermedades del corazón, derrames cerebrales, también a controlar el lupus, eczema, artritis reumatoide y, por sobre todo, a tener un papel importante en la lucha contra el cáncer.

Los OMEGA-3 son una familia muy importante dentro de las grasas poliinsaturadas. Los tres principales ácidos grasos son:

• El Ácido Eicosapentaenoico (EPA) y el Ácido Docosahexaenoico (DHA) los cuales provienen principalmente del pescado, es por eso que a veces se los suele llamar OMEGA-3S marinos.

• El Ácido alfa-linolénico (ALA) es el ácido graso más común en las dietas del Occidente y se puede encontrar en aceites vegetales y nueces, semillas de lino y aceite de linaza, vegetales frondosos y en grasa animal, particularmente en aquellos animales cuya fuente de alimentación es el pasto. El cuerpo humano usa generalmente ALA para la obtención de energía.

Beneficios del Omega 3

El beneficio del consumo de OMEGA-3 está relacionado con las enfermedades cardíacas. Estas grasas ayudan al corazón a latir de manera constante y a que no entre en un ritmo peligroso o sumamente mortal. También ayudan a la disminución de la presión arterial, a la circulación de la corriente sanguínea y, con elevadas dosis, disminuyen los triglicéridos y alivian la inflamación, la cual desempeña un papel importante en el desarrollo de la aterosclerosis.

Varios estudios han demostrado el efecto que causa el pescado o el aceite de pescado en las enfermedades cardíacas. En el Gruppo Italiano per lo Studio della Sopravvivenza Nell Miocardio (también conocido como el estudio de prevención GISSI) existen quienes sobrevivieron a dichas enfermedades. Tomaron una cápsula de Ácidos grasos OMEGA-3 todos los dias durante tres años y tuvieron menos probabilidades de volver a padecer ataques al corazón, derrame cerebral o morir de muerte súbita con respecto a aquellos quienes solo consumieron placebo. El riesgo de muerte súbita cardíaca se redujo un 50%. El Japan EPA Lipid Intervention Study (JELIS), los participantes que consumieron EPA junto con estatinas para la disminución del colesterol tienen menos probabilidades de que ocurra un evento coronario mayor (por ejemplo, muerte súbita de origen cardíaca, ataques al corazón, angina inestable o un procedimiento para abrir o cerrar una arteria bloqueada) que aquellos quienes solo consumieron una estatina.

EPA DHA

Gran cantidad de americanos consumen mayormente otra grasa esencial: Ácidos grasos OMEGA-6. Algunos expertos concluyeron que el consumo de OMEGA-6 podría traer problemas, especialmente problemas cardiovasculares, pero esta hipótesis no ha sido apoyada debido a los resultados satisfactorios que se obtuvieron en los estudios realizados a los seres humanos. Muchos otros estudios realizados también demostraron el beneficio cardiovascular obtenido gracias a la consumición de OMEGA-6. Si bien no hay duda de que muchos Americanos pudieron beneficiarse consumiendo OMEGA-3, existen pruebas de que OMEGA-6 también contribuye a la disminución de accidentes cardiovasculares y a la reducción de enfermedades del corazón.

Los investigadores están tomando un punto de vista distinto ya que existe la posibilidad de que los Ácidos grasos OMEGA-3 marinos y de plantas provoquen cáncer de próstata. Los resultados obtenidos en el estudio de seguimiento a profesionales de la salud, indican que los hombres cuya dieta es rica en EPA y DHA (principalmente de pescados y mariscos) son menos propensos a desarrollar cáncer de próstata avanzado que aquellos quienes consumen una baja proporción de los mismos. Al mismo tiempo, algunos estudios indican un aumento en el cáncer de próstata y en la existencia de cáncer de próstata avanzado entre aquellos hombres que consumen grandes proporciones de ALA (principalmente de suplementos). Sin embargo, este efecto no es válido ya que en la próstata, el pulmón, el colon y los ovarios se realizaron pruebas de detección de cáncer donde encontraron que no existe vínculo entre el consumo de ALA y el cáncer de próstata temprano, tardío o avanzado.

Usos del Omega 3

Colesterol elevado

Aceite de pescadoLas personas que siguen una dieta mediterránea tienden a tener un mayor nivel de colesterol HDL (colesterol bueno), el cual ayuda a acrecentar la salud del corazón. Los Esquimales Inuit, quienes obtienen, mediante el consumo de pescado azul, mayores cantidades de OMEGA-3, tienden a aumentar su colesterol HDL y a disminuir los triglicéridos (grasas en sangre). Varios estudios han demostrado la importancia de los suplementos de aceite de pescado ya que reducen los niveles de los triglicéridos anteriormente mencionados.

Presión arterial alta

Estudios clínicos indican que las dietas ricas en OMEGA-3 sirven para reducir la presión arterial en personas con hipertensión. A través de un estudio realizado se ha encontrado que el consumo de tres o más gramos de aceite de pescado diario también ayuda a reducir la presión arterial. Las dosis elevadas solo deben tomarse bajo la supervisión de un médico.

Enfermedades del corazón

El rol de los Ácidos grasos en las enfermedades cardiovasculares es fundamental. Una de las mejores formas para ayudar a prevenirlas es mediante una dieta baja en grasas saturadas y el consumo de alimentos ricos en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas (incluyendo los OMEGA-3). Los profesionales aconsejan el consumo de EPA y DHA (ácido Eicosapentaenoico y ácido Docosahezaenoico) ya que ayudan a reducir enfermedades cardíacas, como por ejemplo el colesterol elevado y la presión arterial elevada. Se ha demostrado que el aceite de pescado ofrece la disminución en los niveles de triglicéridos, en el riesgo de muerte, en ataques cardíacos, en accidentes cerebrovasculares y en los ritmos cardíacos anormales en aquellas personas quienes hayan sufrido ataques al corazón. También ayuda a prevenir y a tratar la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), retrasando el desarrollo de placas y coágulos de la sangre, ya que pueden obstruir las arterias.

Estudios poblacionales han demostrado que el tener una dieta que los incluya, principalmente aquellos provenientes del pescado, ayuda a proteger contra golpes causados por acumulación de placa y contra coágulos de sangre en las arterias los cuales se dirigen hacia el cerebro. Consumir por lo menos dos porciones de pescado por semana puede reducir un 50% de riesgo de obtener un accidente cerebrovascular. Sin embargo, elevadas dosis de aceite de pescado y de OMEGA-3 pueden aumentar el riesgo de sangrado. Personas quienes consumen más de tres gramos de OMEGA-3 por día (equivalente a tres porciones de pescado) tienen mayor probabilidad de tener un accidente cerebrovascular hemorrágico, es decir, un accidente cerebrovascular hemorrágico causado por una arteria del cerebro con pérdidas o rupturas. Los estudios también indican que tienen propiedades antioxidantes las cuales mejoran la función endotelial y contribuyen a la obtención de un corazón más saludable.

Diabetes

Cápsulas de aceite de pescadoLas personas con diabetes a menudo tienen los triglicéridos elevados y bajos los niveles de HDL. Los OMEGA-3 provenientes del aceite de pescado ayudan a disminuir los triglicéridos y las apoproteínas (marcadores de la diabetes) y a aumentar el HDL. Entonces, consumir alimentos o suplementos de aceite de pescado puede ayudar a las personas diabéticas. Otro tipo de Ácido graso: ALA (por ejemplo, el proveniente de la linaza) no otorga los mismos beneficios que el aceite de pescado. Algunas personas con diabetes son incapaces de transformar, en su cuerpo, ALA en un tipo de omega3. Además, algunas personas con diabetes tipo 2 pueden llegar a tener leves aumentos de azúcar en sangre al consumir aceite de pescado. Consulte a su médico para informarse si este aceite es el adecuado para usted.

Artritis reumatoide

Estudios clínicos se han centrado en la artritis reumatoide (AR), una enfermedad autoinmune causada por inflamación en las articulaciones. Otros estudios han encontrado la importancia del aceite de pescado ya que ayuda a reducir los síntomas de la AR incluyendo dolor en las articulaciones y la rigidez matutina. Los profesionales indican que aquellas personas que consumen aceite de pescado son capaces de reducir sus dosis de medicamentos anti-inflamatorios no esteroides (AINES). Sin embargo, a diferencia de aquellos medicamentos recetados, el aceite de pescado no retrasa la progresión de la AR, solo trata los síntomas. Es por eso que el daño en las articulaciones sigue ocurriendo.

Estudios indican que aquellas dietas ricas en estos aceites pueden ayudar a las personas con osteoartritis. New Zealand green lipped mussel, otra fuente importante de OMEGA-3, ha reducido el dolor y la rigidez en las articulaciones, ha aumentado la fuerza de prensión y ha mejorado el paso en un pequeño grupo de pacientes con osteoartritis. Pero para algunas personas los síntomas solo han empeorado.

Profesionales de la salud indican que aquellas dietas ricas en ellos tienen efectos analgésicos en pacientes con AR o en pacientes con dolor en las articulaciones causadas por enfermedad inflamatoria del intestino (IBS) y por menstruación dolorosa (dismenorrea). Resultados de estudios indican que, junto a terapias convencionales pueden ayudar a aliviar el dolor articular.

Lupus eritematoso sistémico (LES)

Pequeños estudios han demostrado que el consumo de EPA y de aceite de pescado ayuda a reducir los síntomas del lupus, una condición autoinmune caracterizada por fatiga y dolor en las articulaciones. Sin embargo, se ha encontrado que el aceite de pescado no tiene efecto alguno en la nefritis lúpica (enfermedad renal causada por lupus).

Osteoporosis

SalmónTambién aumentan los niveles de calcio en el cuerpo humano y mejoran la fortaleza ósea (aunque no siempre los resultados son positivos). Estudios indican que aquellas personas que no consumen suficientes ácidos grasos esenciales (especialmente EPA y gamma-linolénico ácido (GLA), un ácido graso OMEGA-6) son propensas a la pérdida de masa ósea en comparación con aquellas con niveles normales de dichos ácidos grasos. En un estudio realizado a mujeres mayores de 65 años, quienes han consumido suplementos de EPA y GLA, tuvieron menor pérdida de masa ósea con respecto a aquellas que han consumido placebo. Muchas de estas mujeres han experimentado un aumento en la densidad ósea.

Depresión

Se han realizado varias investigaciones pero aún no se ha descubierto si su consumo alivia los síntomas depresivos. Estudios muestran que aquellas personas que han lo consumido, además de los antidepresivos recetados, obtuvieron una mejoría mayor que aquellos que solo consumieron antidepresivos. Otros estudios indican que el consumo de OMEGA-3 ayuda a proteger la depresión posparto, entre otros beneficios. Sin embargo, algunos estudios no han encontrado mejoras y es por eso que aún no se descubre si tienen efectos sobre la depresión, la cual es una enfermedad grave y no debe ser tratada por cuenta propia. Consulte a su médico para obtener la ayuda necesaria.

Trastorno bipolar

Se ha realizado un estudio clínico a 30 personas. Quienes consumieron aceite de pescado, junto con tratamientos prescriptos para el trastorno bipolar, obtuvieron mejores resultados: menor cambio de humor y menores recaídas durante cuatro meses con respecto a aquellos que consumieron placebo. Pero otros estudios han demostrado que el consumo de EPA no ayuda a reducir los síntomas.

Esquizofrenia

Estudios clínicos indican que aquellas personas esquizofrénicas que consumen OMEGA-3, experimentan una mejoría en sus síntomas. Sin embargo, la investigación más reciente descubrió que los suplementos EPA no son superiores al placebo con respecto al mejoramiento de los síntomas.

Desorden hiperactivo y déficit de atención (TDAH)

Los niños que padecen TDAH pueden poseer niveles bajos de algunos ácidos grasos esenciales (incluyendo EPA y DHA). En un estudio clínico realizado a 100 niños, se descubrió que aquellos con menor nivel disponen de mayores problemas de aprendizaje y de comportamiento (por ejemplo: rabietas y trastornos del sueño) con respecto a aquellos cuyos niveles de OMEGA-3 son normales. Sin embargo, los estudios que indican si este aceite ayuda a mejorar estos síntomas, han producido varios resultados. Algunos estudios indican que éstos ácidos grasos ayudan a mejorar los síntomas conductuales pero en cambio otros no han demostrado ninguna mejora. Se necesita mayor investigación, pero mientras tanto, los profesionales de la salud recomiendan el consumo de alimentos altos en OMEGA-3 para aquellos quienes padecen esta condición.

Deterioro cognitivo

Varios estudios han demostrado que la disminución del consumo está asociado a un mayor riesgo de deterioro cognitivo el cual está relacionado con la edad o con la demencia, incluyendo el Alzheimer.

Trastornos en la piel

Al igual que lo que sucede con el antioxidante astaxantina, en un estudio clínico realizado 13 personas con dermatitis foto, esto es, personas sensibles al sol, mostraron menor sensibilidad a los rayos UV luego de haber consumido suplementos de aceite de pescado. Sin embargo, los protectores solares tópicos son mejores al momento de proteger la piel contra los efectos del sol. En otro estudio realizado a 40 personas con psoriasis, se ha descubierto que aquellas que consumieron EPA junto a medicamentos prescriptos mostraron mejoras con respecto a aquellos quienes solo consumieron medicamentos. No obstante, en un estudio más amplio realizado a personas con psoriasis no se han encontrado beneficios mediante el consumo de aceite de pescado.

Enfermedad inflamatoria intestinal (IBD)

Hay varias hipótesis con respecto a si ayudan a reducir los síntomas de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, dos tipos de IBD. Estudios indican que pueden ayudar solo cuando son consumidos junto a una medicación, como la sulfasalazina (medicamento para IBD). Otros estudios no han mostrado ningún efecto. Los suplementos de aceite de pescado pueden causar efectos secundarios los cuales son similares a los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal (tales como flatulencia, eructos, distensión abdominal y diarrea).

Fuentes de Omega 3Imagen: Vitónica

Asma

Se ha realizado un estudio clínico a 29 niños que padecen asma. Ellos consumieron suplementos de aceite de pescado rico en EPA y DHA durante 10 meses y experimentaron menores síntomas en comparación con aquellos niños que consumieron placebo. Sin embargo, en la mayoría de los estudios realizados no se han encontrado efectos que reduzcan dichos síntomas.

Degeneración macular

En un cuestionario realizado a más de 3.000 personas de 49 años, se ha descubierto que aquellos quienes consumen mayores cantidades de pescado tienen menor probabilidad de padecer degeneración macular (condición grave en los ojos la cual puede progresar hasta llegar a la ceguera) con respecto a aquellos quienes consumen menores cantidades. De manera similar, un estudio clínico comparó a 350 personas que padecen de degeneración macular con 500 personas sin dicha enfermedad y se han obtenido los resultados anteriormente mencionados.

Dolor menstrual

En un estudio realizado a 42 mujeres, se ha hallado que aquellas mujeres que consumieron suplementos de aceite de pescado tuvieron menor dolor que aquellas quienes consumieron placebo.

Cáncer de colon

El consumo de alimentos ricos en OMEGA-3 reduce el riesgo de contraer cáncer de colon. Como por ejemplo, los esquimales, quienes tienden a tener una dieta alta en grasas pero consumen grandes cantidades de pescado rico en OMEGA-3, tienen menor probabilidad de contraer cáncer colorrectal. Estudios han encontrado que ayudan a prevenir el empeoramiento de esta enfermedad y el consumo de aceite de pescado diario ayuda a retardar la progresión de la misma. Si usted posee cáncer de colon, consulte a su médico antes de consumir suplementos.

Cáncer de mama

Mujeres que consumen alimentos ricos en OMEGA-3 durante varios años son menos propensas a desarrollar cáncer de mama. Se necesita más investigación para comprender el efecto que produce en la prevención de este tipo de cáncer.

Cáncer de próstata

Estudios realizados indican que una dieta baja en grasas, incluyendo a los Ácidos grasos OMEGA-3 (provenientes del pescado o del aceite de pescado), ayuda a prevenir el desarrollo de cáncer de próstata.

Fuentes dietéticas

Peces, plantas y aceites de nuez son las principales fuentes dietéticas de los Ácidos grasos OMEGA-3. El ácido Eicosapentaenoico (EPA) y el ácido Docosahezaenoico (DHA) se pueden hallar en peces de agua fría como el salmón, la caballa, el hipogloso, las sardinas, el atún y el arenque. En cambio ALA, el ácido Alfa-linolénico, se puede hallar en semillas de lino, aceite de linaza, aceite de canola (colza), soja, aceite de soja, semillas de calabaza, aceite de semilla de calabaza, verdolaga, aceite de semilla de perilla, nueces y aceite de nuez. Los beneficios obtenidos de los OMEGA-3 provienen principalmente de EPA y DHA. ALA necesita convertirse en EPA y DHA en nuestro cuerpo pero muchos no lo logran realizar de manera eficaz. Otras fuentes de OMEGA-3 incluyen a la vida marina como por ejemplo el krill y las algas.

Formas de consumo del Omega 3

EPA y DHA pueden consumirse a través de cápsulas de aceite de pescado. Es importante mantener la semilla de lino, el aceite de semilla de lino, el pescado y el aceite de krill refrigerados. Las semillas de lino deben ser molidas dentro de las 24 hs de uso, así los ingredientes se mantienen activos. Asegúrese de comprar suplementos fabricados por aquellas empresas que certifican que sus productos están libres de metales pesados tales como el mercurio, el plomo y el cadmio.

¿Cómo consumir Omega 3?

Las dosis de suplementos de aceite de pescado deben basarse en la cantidad de EPA y DHA que contienen y no en la cantidad total de aceite de pescado. Los suplementos varían en cantidad y proporción de EPA y DHA: una cantidad normal de Ácidos grasos OMEGA-3 en cápsulas de aceite de pescado es 0,18 gramos (180 mg) de EPA y 0,12 gramos (120 mg) de DHA. Diferentes tipos de pescados contienen cantidades variables de OMEGA-3, y diferentes tipos de aceites o de nueces contienen cantidades variables de ALA. Los aceites de pescado contienen aproximadamente 9 calorías por gramo de aceite.

Qué es el Omega 3

Niños (hasta los 18 años)
No existe una dosis establecida para los niños. Son utilizados en algunas fórmulas infantiles. Las cápsulas de aceite de pescado no deben utilizarse en niños a menos que éste se encuentre bajo la supervisión de un profesional. Los niños deben evitar el consumo de aquellos pescados que contienen mercurio tales como el tiburón, el pez espada, la caballa y el Blanquillo. (Consulte la sección precauciones).

Adultos
NO deben consumir más de 3 gramos diarios de cápsulas de Ácidos grasos OMEGA-3 sin la supervisión de un médico ya que se expondrían a mayor riesgo de sangrado.

  • Para adultos sanos, sin antecedentes de enfermedad cardíaca: la AHA (American Heart Association) recomienda el consumo diario de pescado por semana.
  • Para adultos que padecen enfermedad cardíaca coronaria: la AHA recomienda un suplemento de OMEGA-3 (como el aceite de pescado) y un gramo diario de EPA y DHA. Luego de dos o tres semanas se comienzan a experimentar beneficios. Usted debe consumir los suplementos bajo la supervisión de un médico.
  • Para adultos con elevados niveles de colesterol: la AHA recomienda un suplemento de OMEGA-3 (como el aceite de pescado) y de 2 a 4 gramos diarios de EPA y DHA. Puede tardar aproximadamente dos o tres semanas experimentar los beneficios de dichos suplementos, los cuales deben ser consumidos bajo la supervisión de un médico.

Precauciones

Usted debe tomar suplementos diabéticos solo bajo la supervisión de un profesional de la salud.
Los Ácidos grasos OMEGA-3 deben consumirse con precaución en aquellas personas que tienden a la obtención de moretones, a personas con trastorno de sangrado o aquellas que consumen medicamentos anticoagulares, incluyendo aspirina, clopidogrel (Plavix) o warfarina (Coumadin). Elevadas dosis de OMEGA-3 pueden aumentar el riesgo de sangrado, incluso en personas sin antecedentes de trastornos hemorrágicos y también en aquellas que no consumen medicamentos.

Precauciones:

El aceite de pescado puede producir gases, distensión abdominal, eructos y diarrea.

Personas diabéticas o esquizofrénicas pueden carecer de capacidad para convertir ALA en EPA y DHA, los cuales el cuerpo absorbe con facilidad. Personas con estas condiciones deben asegurarse de consumir en su dieta suficiente EPA y DHA. También, personas que padecen diabetes tipo 2 pueden experimentar aumentos en los niveles de azúcar en sangre mientras consumen suplementos de aceite de pescado. Si usted padece de este tipo particular de diabetes, consuma estos suplementos solo bajo la supervisión de un profesional.

Aunque los estudios indiquen que el consumo de pescado (que incluye a los Ácidos grasos OMEGA-3 EPA y DHA) ayuda a reducir el riesgo de degeneración macular, un estudio más reciente descubrió que aquellas dietas ricas en ALA pueden aumentar el riesgo de contraer dicha enfermedad. Las personas con degeneración macular deben recibir OMEGA-3 EPA y DHA en lugar de ALA.

El pescado y el aceite de pescado pueden proteger contra el cáncer de próstata, pero algunos profesionales indican que ALA podría generar mayor riesgo en este tipo particular de cáncer en los hombres.

Algunos pescados podrían tener contaminantes potencialmente dañinos tales como los metales pesados (incluyendo el mercurio), las dioxinas y los bifenilos policlorados (PCB). La Agencia de protección ambiental de los Estados Unidos recomienda que aquellas mujeres embarazadas o lactantes no consuman más de 6 onzas de pescado por semana en sus comidas y los niños pequeños, menos de 2 onzas por semana. La U.S Food y Drug Administration (FDA) recomienda que las mujeres embarazadas o lactantes y los niños pequeños eviten el consumo de tipos de pescados con niveles elevados de mercurio (por ejemplo, caballa, tiburón, pez espada y Blanquillo) y que consuman hasta 12 onzas por semana de otros distintos.

Posibles Interacciones

Si usted realiza tratamientos con alguno de los siguientes medicamentos, es importante que sepa que no debe consumir suplementos de ácidos grasos OMEGA-3, incluyendo EPA, DHA y ALA, sin consultar antes a un profesional.

Medicamentos anticoagulantes: los OMEGA-3 pueden aumentar los efectos de las medicaciones anticoagulantes, incluyendo aspirina, warfarina (Coumadin) y clopedigrel (Plavix). El consumo de aspirina y de ácidos grasos OMEGA-3 puede ser útil en algunas circunstancias (tales como en enfermedades del corazón), pero solo deben ser consumidos bajo la supervisión de un profesional.

Medicamentos para la diabetes: el consumo de suplementos OMEGA-3 puede aumentar los niveles de azúcar en sangre. Consulte a su médico si usted consume medicamentos que disminuyen el azúcar en sangre tales como glipizida (Glucotrol y Glucotrol XL), gliburida (Micronase o Diabeta), glucophage (Metformina), o insulina. Su doctor podría aumentarle la dosis. Estos medicamentos incluyen:

  • Glipizida (Glucotrol y Glucotrol XL)
  • Gliburida (Micronase o Diabeta)
  • Metformina (Glucophage)
  • Insulina

Ciclosporina: La ciclosporina es una medicación consumida por aquellas personas que han sufrido trasplante de órganos. El consumir ácidos grasos OMEGA-3 durante el consumo de esta medicación podría reducir los efectos secundarios tóxicos, tales como la presión arterial alta y el daño renal.

Etretinato y esteroides tópicos: el consumo de OMEGA-3 (especialmente EPA) junto con estos medicamentos pueden mejorar los síntomas psoriasicos.

Medicamentos reductores del colesterol: el seguimiento de ciertas reglas en una dieta, como por ejemplo aumentar la cantidad de OMEGA-3 y disminuir la de OMEGA-6, podrían ayudar a las estatinas (medicamentos reductores del colesterol) a que trabajen con mayor eficacia. Estos medicamentos incluyen:

  • Atorvastatina (Lipitor)
  • Lovastatina (Mevacor)
  • Simvastatina (Zocor)

Anti-inflamatorios no esteroides (AINES): en un estudio realizado a animales se ha descubierto que el tratamiento con ácidos grasos OMEGA-3 disminuye el riesgo de úlceras provenientes de AINES. Dichos anti-inflamatorios incluyen ibuprofeno (Motrin o Advil) y naproxeno (Aleve o Nasprosyn). Es necesaria mayor investigación para saber cuáles serían los efectos en los humanos.

Referencias:
1) Estudio de JELIS.
2) Universidad de Harvard.
3) Universidad de Rochester.
4) Datos sobre el Omega 3.

Sobre el autor Daniela Nerea

Hola, soy Daniela y me especializo en temas de salud y en cómo aumentar la longevidad humana a través de nuestra alimentación y de suplementos nutricionales.

  • AliHi

    que completo este artículo, lo habéis dicho todo. Yo no tomo todas las dosis necesarias de pescados azules, así que suelo tomarme un suplemento de omega 3 todos los días. En farmacias hay uno de Enerzona que está muy bien porque es muy puro. Así, como decís, se previenen enfermedades cardiovasculares y mejoramos nuestro rendimiento cerebral, es muy muy importante.

Compartir con un amigo