Hallazgo: Dieta para adelgazar 10 kilos rápidamente

Cansancio, hinchazón, fatiga, dificultad al respirar y muchos otros malestares; son alertas que nos envía nuestro cuerpo para advertirnos que estamos perdiendo el control del mismo. Quiere decirnos que necesitamos urgentemente hacer algo respecto al exceso de peso que tenemos: debemos adelgazar.

Y aunque deshacerse de la grasa localizada en la zona abdominal, los glúteos, el cuello, los brazos y los muslos de las piernas es un proceso que lleva tiempo; por lo general el mismo tiempo que le tomó al cuerpo llegar a ese estado. Podemos optar por una terapia de shock.

Estas terapias de shock siempre deben ser supervisadas o controladas por un nutricionista. Dependiendo de la gravedad de sobrepeso que tengamos en nuestro organismo, puede o no ser recomendable; no obstante, si no te encuentras en un estado “crítico” entonces puedes comenzar a practicar esta dieta sin problemas.

¿Por qué esta dieta es tan efectiva?

El secreto tras la efectividad de esta dieta radica en que es realmente sana; y el objetivo de perder 10 kilos se logra en el lapso de 30 días. Muchas personas se impacientan porque quieren resultados de la noche a la mañana; no obstante, las promesas de que se pueden perder 10 kilos en una semana son totalmente falsas.

En realidad, la mayor cantidad de peso que se puede perder por semana de manera saludable son 4 kilogramos. El mejor lugar donde podemos observar ese ejemplo, es en los programas estilo reality show; en ellos se nos muestra a un grupo de personas que pierden (en libras) hasta dos cifras a la semana.

Sin embargo, la dieta a la que estas personas se someten incluye como máximo 800 calorías al día; ¡y por lo menos 2 horas de ejercicio diario guiados (presionados) por expertos nutricionistas y entrenadores!

Además de una ambulancia siempre lista. No hay que decir que obviamente estas personas sienten que pasan por un infierno; además que su nivel de obesidad es tan alto, que les resulta fácil perder tanto peso al inicio de sus dietas. Y es que es un hecho comprobado que, mientras más obesa sea la persona, más peso perderá en las primeras semanas de shock.

Esta dieta, lo que hace es…

Reprograma nuestro metabolismo correctamente, por lo que, aunque pierdas 2 kilogramos en una semana; puedes tener la certeza de que serán 2 kilogramos de grasa, y no sólo peso agua o músculo. También verás resultados constantes que, aunque pequeños, te harán sentir que sí vas en la dirección correcta; es allí donde sucede el verdadero cambio psicológico y emocional.

Por esta misma razón es altamente recomendable para atletas, mujeres que necesitan bajar de peso urgentemente para un evento especial o personas que necesitan hacer un cambio radical en sus vidas y están decididas a comenzar ¡ya!

Más que una dieta, un régimen alimenticio

Lo mejor es aclarar que ésta no es una dieta estricta que se debe seguir al pie de la letra y respetando cada símbolo matemático y hasta la ortografía. Se trata de un régimen alimentario que podrá variarse de acuerdo a las posibilidades económicas o gustos de comida de cada individuo.

No requiere de un cronograma de ejercicios extenuantes y tampoco algún suplemento o píldora milagrosa. Simplemente se trata de comer bien pero con responsabilidad. Para ello deberás guiarte por la siguiente tabla o cronograma:

4 Comidas Cada 4 Horas

Comida #1 Fibra, proteínas, grasas saludables y carbohidratos lentos
Comida # 2 350 gramos de frutas
Comida # 3 Verduras, grasas buenas, cereales o granos integrales y proteínas
Comida # 4 Verduras frescas (no cocidas) y proteínas

¿Múltiplos de cuatro horas, esa es la solución?

Así es, claro, debes agregar que el tipo de alimento que estarás comiendo no es nocivo para tu salud ni mucho menos deberá estar camuflado como sano. Pero sí, los lapsos de tiempo son muy importantes; pues de esta manera el organismo utilizará la grasa que tenemos acumulada como fuente de energía.

Por eso es importante nunca saltarse ninguna de estas cuatro comidas, recuerda que no necesitas sentir hambre para alimentarte; el alimento es una fuente de energía para nuestro organismo, es así como debes comenzar a ver las comidas.

Saltarse comidas implica un gran paso atrás. Recuerda que cuando sometes a tu organismo a una sensación de hambruna, la siguiente vez que nuestro cuerpo sienta que lo hemos alimentado; utilizará ese alimento para reservas “por si acaso”. Es decir, no quemará las calorías que le estamos dando sino que no harán acumular grasa en la zona abdominal.

Por eso se debe ser consiente en cuanto a las porciones de alimento que ingerimos y mantener un horario estricto para alimentarnos, sin importar si sentimos hambre o no.

Claro que, además de estos puntos antes mencionados; existen otros lineamientos a seguir mientras mantienes esta dieta durante los próximos 30 días. Algunos podrán parecerte extraños, pero no te preocupes, todos y cada uno serán explicados.

No tomes ningún líquido con los alimentos

Sin duda alguna la más desconcertante de las indicaciones a seguir con esta dieta, pero por supuesto, hay una razón detrás de ella. Verás, el único líquido que necesita nuestro cuerpo para poder cumplir sus funciones sin problema alguno y para que podamos vivir es agua.

Es gracias al agua que muchas reacciones químicas ocurren en nuestro organismo; uno de ellos muy importante para la pérdida de peso es la oxidación de la grasa corporal.

Hay muchas teorías de cuánta cantidad de agua deberíamos tomar al día, pero esto se debe a que las circunstancias varían de acuerdo a las condiciones climáticas y al nivel de actividad física que esa persona somete a su cuerpo.

La fórmula exacta establece que: toda persona debe consumir al día 30 mililitros de agua por cada kilogramo. Por lo que un adulto varón promedio de 70 kilogramos, aproximadamente necesita 2,1 litros de agua; sin tomar en cuenta los factores externos antes mencionados.

El agua que consumimos debe ser potable, limpia, filtrada y en lo posible nunca hervida; ya que al hervirla se pierden muchos minerales y oxígenos. Pero entonces ¿por qué ni siquiera podemos tomar agua justo antes de cada comida, durante o inmediatamente después?

Pues esto se debe a que en esa situación, el agua más que un beneficio, representa un obstáculo para nuestro organismo. El agua tiene la capacidad de diluir los jugos gástricos y por lo tanto minimizar las enzimas digestivas que son en extremo cruciales para llevar a cabo el proceso de digestión.

La deficiencia de enzimas en el organismo equivale a una división incompleta de los nutrientes que ingresan a nuestro organismo a través de los alimentos; especialmente las grasas, que son las que más tiempo se quedan en nuestro estómago.

“Lo que mal se digiere, mal se asimila”

En lugar de traer beneficios a nuestro organismo al consumir agua en conjunto con los alimentos, la realidad es que somos capaces de perjudicarlo de forma silenciosa y gradual. De allí que muchas personas sufran “de repente” enfermedades como cálculos biliares, fibrosis quística y pancreatitis. Los lapsos de tiempo recomendados tanto antes como después de las comidas para poder ingerir agua son: 20 minutos antes, 40-60 minutos después.

Preparar al organismo con un vaso de agua potable 20 minutos antes de consumir alimentos, ayudará a preparar a nuestro estómago; mientras que el agua que tomamos 40 minutos después, le quitará un poco de estrés a nuestro páncreas durante el proceso de digestión.

¿Qué sucede con el régimen de ejercicios?

El régimen de ejercicios es algo que puedes establecer tú. Con esta dieta, lograrás perder 10 kilogramos en 30 días sin necesidad de hacer ejercicios, por eso resulta ideal para aquellas personas que están en un punto ya considerado obesidad mórbida.

Recuerda que si sufres de obesidad, está contraindicado que hagas ejercicios de cardio u otra actividad física extenuante pues éstos provocan un aumento del apetito al desestabilizar el metabolismo bruscamente. Y si algo no quieres, es someter a tu cuerpo a una sensación de hambruna.

Sin embargo, es buena idea realizar ejercicios suaves pero localizados; todo con el fin de combatir la flacidez debido al estiramiento de la piel que se produce como consecuencia de la pérdida de peso.

Claro que, si quieres acelerar un poco el proceso hacia una vida más saludable, puedes complementar esta dieta con una rutina de ejercicios de bajo impacto y en los que se involucre mucho la respiración controlada. Recuerda que a través de la respiración (además de la transpiración) nuestro cuerpo quema calorías.

Características de los alimentos y las porciones

Al ser una dieta tan flexible, es importante no extralimitarse con las porciones de alimentos y saber elegir sabiamente qué será lo que comeremos cada día. Para ello existen las siguientes reglas de oro:

  • Cada porción de alimento debe pesar entre 300 y 400 gramos.
  • Sólo comeremos alimentos nutritivos.

Por alimentos nutritivos ya debes saber que ciertas restricciones aplican a muchas comidas que encontramos en la calle en inclusive dentro del supermercado. Evita las frituras, las barritas de proteínas, las azúcares refinadas, los alimentos procesados o preservados con jarabe de maíz de alta fructosa, las gaseosas y si no te es muy difícil, las carnes rojas. Se debe tener precaución respecto a las dietas basadas en batidos de proteínas.

No obstante, algunos alimentos obviamente tendrás que adquirirlos procesados, como los son la avena y los cereales integrales; también el atún enlatado entre otros. Hoy en día, la mayoría de los alimentos pasan por una fábrica en donde son empaquetados y luego distribuidos. Es casi imposible comprar alimentos no procesados.

Pero en el caso de las verduras, hortalizas y grutas; sí tienes la opción de no procesarlos, es decir, trata de comerlas limpias pero nunca cocidas. Si tus ensaladas son con alimentos crudos de la tierra, mejor.

La siguiente característica es sin duda alguna la más importante en lo que respecta a la hora de elegir los alimentos y debes respetarla al pie de la letra si en verdad quieres obtener los resultados aquí prometidos.

La característica que todos los alimentos de esta dieta comparten es: todos tienen un índice glucémico por debajo del 50%. Como máximo, 50% de índice glucémico; y es aquí donde radica el secreto de esta dieta que le devolverá el equilibro a nuestro organismo de forma natural y eficiente en tan sólo 30 días.

Lo que NO debes hacer durante esta dieta

Estos puntos a tratar a continuación también son muy importantes si es que en verdad deseas obtener resultados desde el primer y segundo día:

  • No alterar el orden de las comidas
  • Tu última comida debes comerla 4 horas antes de dormir

En la tabla que pudiste ver al principio del artículo, habían cuatro comidas denominadas: COMIDA 1, COMIDA 2, COMIDA 3, COMIDA 4.

Cada una de ellas sin los alimentos que las conforman expuestos de manera explícita, pero por la manera en que está estructurada la tabla; es fácil discernir que a media mañana deberías comer un plato de frutas, un ejemplo claro serían 300 gramos de fresas.

Sin embargo, lo que NO debes hacer es comer la comida #4 al comenzar el día y la comida #2 para cerrar tu día, es decir; cuatro horas antes de irte a dormir. Si tu horario de alimentación comienza a las 7 am; NO deberías comenzar comiendo 350 gramos de frutas. Los alimentos que ingieras deben cumplir con las características dadas en la tabla.

Y por supuesto está la indicación de comer la última vez del día cuatro horas antes de ir a dormir ¿por qué ésta indicación? Pues lo peor que puedes hacerle a tu cuerpo es comer e inmediatamente acostarte. Entrar en estado de reposo desacelera el metabolismo, pero entrar en sueño REM es aún peor para el proceso de digestión.

Un último consejo

El aderezo de las ensaladas puede representar un paso hacia atrás si no tienes cuidado al momento de prepararlo. Mi recomendación es que pruebes ésta receta:

  1. Vinagre
  2. Jugo de limón
  3. Yogurt descremado
  4. Sal y pimienta blanca

De esta forma podrás añadirle un toque de sabor exquisito a tus ensaladas de media tarde sin salirte del cronograma de la dieta ¡Espero tener noticias de ti en los próximos 30 días, SUERTE!

Referencias

  1. Flacos favores, el fraude de las dietas milagrosas
  2. La dieta Dukan: ¿Milagro o estafa?
  3. 10 dietas interesantes de actores y actrices famosos
  4. Dieta saludable de la Universidad de Navarra
  5. Dieta de bajas fibras de Mount Carmel

Sobre el autor Suzanne

Compartir con un amigo